RADIO ON LINE | ¡Apaga la luz y atrévete a escucharnos!

28 agosto 2007

El Maniquí de la casa Pascualita

Por: Rafael Oseguera
 

LEYENDAS DE MEXICO
Al caminar por el centro histórico de la ciudad de Chihuahua, específicamente en la esquina de las calles Ocampo y Victoria, se encuentra la tienda denominada: “La Popular... la casa de Pascualita”, una tienda de vestidos para novia, y ahí precisamente se puede apreciar un impresionante maniquí y digo impresionante debido a su gran parecido a una persona normal.

Se dice que este maniquí camina por las noches en la tienda, que se cambia sola e inclusive se dice que llora lagrimas en cierta época del año.
Y es que la leyenda que existe detrás de este maniquí realmente es aterradora. La leyenda macabra cuenta que el maniquí de la casa pascualita en realidad se trata de la hija de la dueña del inmueble, la Sra. Pascualita Esparza Perales de Pérez.
 
Sra. Pascualita Esparza Perales de Perez
 
Cuenta la historia que el día de la boda de la hija de Pascualita un animal ponzoñoso que se encontraba en la corona de la novia le quito la vida.
Así desconsolada Pascualita la embalsamo queriendo inmortalizarla... mas sin embargo muchas son las historias que rondan alrededor de este enigmático maniquí ubicado en el centro histórico de la ciudad de Chihuahua.
Pintura realizada sobre "Pascualita"
 
Maniquí que data del 25 de Marzo de 1930, cuando llego al aparador de esta vieja tienda. El origen del maniquí es incierto unos dicen que procedían de Paris otros que de la Ciudad de México, lo que es verdad es que este misterioso maniquí sigue inspirando temor en algunas personas que transitan por las viejas calles del centro de Chihuahua, algunas dicen la han visto moverse, caminar y llorar por los pasillos de la vieja casa de Pascualita.

"Pascualita o Chonita"

23 agosto 2007

Hombres de Negro



UFOLOGIA
Los Hombres de Negro serían, según la tradición contemporánea más popular y la especulación de algunos grupos creyentes en el fenómeno extraterrestre, presuntos agentes secretos gubernamentales o extragubernamentales encargados de ayudar a ocultar una hipotética presencia extraterrestre en la tierra.

Los Hombres de Negro tendrían como función confundir o amedrentar a investigadores y testigos de OVNIs y visitantes extraterrestres, además de confiscar supuestas evidencias de presencia alienígena, con el propósito de preservar del conocimiento público las visitas de extraterrestres a nuestro planeta.

Los detalles concernientes a estos personajes varían, pero algunas de las descripciones más comunes son:
A)Visten impecables trajes negros.
B)Viajan en automóviles del mismo color, predominando los modelos antiguos de Cadillac.
C)Su tez es oscura, o bien muy pálida, siendo sus rasgos faciales vagamente orientales. Voz atiplada, o de resonancia metálica.
D)Modales corteses pero amenazantes.
La opinión más extendida, incluso entre los defensores del fenómeno OVNI, es que los Hombres de Negro son un elemento puramente folclórico dentro de la ufologia, fruto de la influencia mediática, la imaginación colectiva y la autosugestión, aunque hay estudiosos que opinan que debe haber cierto elemento real en el tema, debido a casos de extorsión y amenaza ocurridos a investigadores, por ejemplo, el de Albert K. Bender.

21 agosto 2007

¿Por què nos gusta la sangre?


Por: Pilar López Bernués
Corresponsal de Enigma 900
en Barcelona, España

ARTICULOS ENIGMATICOS
En un blog de enigmas y misterios, quizá este artículo choque un poco... Pero si existe un mundo por descubrir ese es, sin duda, nuestro propio yo. Psiquiatras y psicólogos, con mayor o menor acierto, se acercan levemente a la mente humana, pero sólo se acercan. Sigue siendo la Gran desconocida.

Podría referirme aquí a la violencia gratuita, a la agresividad que subyace en todos nosotros y que puede destapar de golpe un simple incidente. También podría mencionar las incontables guerras, el terrorismo, los asesinos en serie, los rituales satánicos, la violencia de género y hasta eso tan “normal” que hacemos todos: mirar morbosamente un accidente de tráfico.

La relación sería inacabable, por ello voy a centrarme en algo que a mí no me cabe en la cabeza en pleno siglo XXI, que me parece bochornoso, tercermundista y propio de carniceros: Las corridas de toros y determinadas fiestas patronales. A lo largo de le geografía española se van celebrando fiestas populares, especialmente en verano. Cada pueblo, por pequeño que sea, suele tener unos días suyos, generalmente coincidentes con la onomástica de algún santo (su patrón) o alguna virgen. Muchas de esas fiestas consisten en bailes, actuaciones, meriendas populares... ¡lo que ha de ser una fiesta, vamos!.

Pero en algunos lugares la diversión consiste en decapitar a un gallo colgado cabeza abajo y atado por las patas, en tirar a una cabra desde un campanario o, como en el pueblo de Coria, en lanzar dardos contra un toro hasta matarlo, dardos que le impactan en ojos, testículos, hocico... Estos son sólo unos pocos ejemplos. La lista también sería interminable. Y lo más increíble es que esas carnicerías van destinadas al “santo de turno”.

No puedo comprender que una sociedad que se llama a sí misma civilizada sea capaz de disfrutar con semejantes aberraciones. La excusa de “tradición” no es excusa. Las tradiciones respetables deben respetarse y las tradiciones sanguinarias y absurdas hay que eliminarlas de raíz. ¿Qué enseñanzas pueden transmitir a sus hijos unos padres que los llevan festivamente al espectáculo espeluznante y gratuito de torturar a un animal hasta la muerte?.

Todos los seres humanos poseemos una parte sádica y sangrienta y está en nuestra mano controlarla y no darle salida, pero si alguien eleva esas carnicerías al rango de fiesta-popular, si las justifica, lo único que consigue es disfrazar de normal algo que no lo es. ¿Dónde está la sensibilidad de la gente? Matar para vivir es monstruoso, pero no tenemos opción porque matamos también si comemos plantas, respiramos o tomamos un antibiótico, pero matar por placer y hacer de la muerte y la tortura un espectáculo no tiene nombre.

Y ya que hablamos de fiestas... Las corridas de toros son en España la “Fiesta nacional” para mí, por supuesto, la “Vergüenza nacional”. Me parece inadmisible en una sociedad supuestamente civilizada que cuatro sanguinarios-analfabetos se hagan millonarios matando porque otros sádicos-carniceros paguen para ver matar.
El hecho de que los humanos seamos la especie dominante no nos da derecho a ser déspotas con todo lo demás ¿dónde está escrito eso? Y cuando una persona es capaz de disfrutar con la tortura y la sangre difícilmente sentirá compasión por sus semejantes si llega el caso.

Elevar una barbarie como las corridas de toros al rango de Fiesta nacional sirve para que los sanguinarios desahoguen cómodamente sus más bajos instintos convencidos de que “todo es correcto”. ¡Increíble!
Personalmente, opino que la Fiesta es negativa tanto para los amantes de ella como para los detractores. Para los amantes porque incide directamente en su parte oscura, la tolera, la aplaude, les permite creer que no son sádicos, que su insensibilidad es Arte... (¿Arte? Arte es cualquier cosa bien hecha, de modo que un crimen perfecto también lo es) Pero los que odiamos esas carnicerías solemos quedarnos impasibles cuando cornean a un torero o el toro salta el burladero y los espectadores corren como conejos... La rabia que desata en los no amantes de esa barbarie que la gente pague por verla y disfrute viéndola es tal que anula cualquier tipo de sensibilidad hacia los protagonistas del ruedo, lo que, por supuesto, es también tremendamente negativo.

Una civilización ha de caminar hacia arriba, ha de despertar la ternura y el respeto hacia todo y todos, ha de fomentar los mejores valores, los más auténticos y sabios, los más espirituales. Aprendiendo a ser sensibles con el sufrimiento de otros seres, aunque no sean de nuestra especie, aprenderemos también a serlo con nuestros semejantes. Elevar al rango de “Fiesta nacional” semejante carnicería o justificar como “tradición” lo injustificable difícilmente nos permitirá progresar mucho como seres humanos.
Lo dicho al principio ¿Por qué nos gusta tanto la sangre?.

03 agosto 2007

La Extraña Muerte de Juan Pablo I

Por: Pilar López Bernués
Colaboradora de Enigma 900 en Barcelona, España



MISTERIOS RELIGIOSOS
“Albino Luciani” fue el primer pontífice de la Iglesia nacido en el siglo XX y el primero en adoptar dos nombres en honor a sus predecesores: Juan XXIII y Pablo IV.
Comenzó su papado el 26 de agosto de 1978 tras una elección entusiasta y casi unánime. Su apodo era “El Papa de la sonrisa”.


Después de su elección, Juan Pablo I habló de forma optimista y esperanzada de importantes reformas en la sede de la Iglesia y el Vaticano, también se dispuso a perseguir la masonería y la mafia. ¡33 días más tarde apareció muerto en su cama!

Casi tres horas después del hallazgo del cadáver, el Vaticano dio el siguiente comunicado oficial:


"Esta mañana, 29 de septiembre de 1978, hacia las cinco y media, el secretario particular del Papa, no habiendo encontrado al Santo Padre en la capilla, como de costumbre, le ha buscado en su habitación y le ha encontrado muerto en la cama, con la luz encendida, como si aún leyera. El médico, Dr. Renato Buzzonetti, que acudió inmediatamente, ha constatado su muerte, acaecida probablemente hacia las 23 horas del día anterior a causa de un infarto agudo de miocardio".

Con esa declaración el Vaticano dio el caso por cerrado, pero la sospechosa desaparición del pontífice es en realidad un caso abierto para muchos investigadores, y también para el magistrado italiano Pietro Savioti de la fiscalía de Roma.

El cadáver del Papa fue hallado por una monja, no por su secretario como se difundió. En su habitación la luz estaba encendida y el pontífice, en la cama, recostado sobre almohadones, con una expresión relajada en el rostro y algunas notas en su mano, que había estado leyendo.

Lo primero que llamó la atención fue que un agudo infarto de miocardio no sucede de forma tan rápida, no hubo lucha ni intento de pedir auxilio. El cadáver parecía estar dormido. La monja que lo encontró palpó su frente y estaba tibia, lo que lleva a pensar que tal vez el óbito no fuera a última hora del día 28 de septiembre sino en la madrugada del 29.

Aunque en un principio se negó, hay quién afirma que sí hubo autopsia (Gennari, que fue profesor del Seminario Diocesano de Roma). Según Gennari, a Juan Pablo I “ se le hizo la autopsia” y “por ella se supo que había muerto por la ingestión de una dosis fortísima de un vasodilatador recetado por teléfono por su ex médico personal de Venecia”. Ese fármaco sí explicaría la forma en que fue hallado el cadáver.

Cuando estos resultados trascendieron, se informó que el Papa se había sentido mal en la tarde del día 28 y pidió ayuda a su médico personal el Dr. Da Ros, quién le dio por teléfono una receta... Costaba creer que el doctor recetara un potente vasodilatador a un hombre completamente sano a excepción de algo: era hipotenso.
Aunque todo se cubrió con un manto de silencio, años después del Dr. Da Ros afirmó que no había recetado nada al Papa aquella tarde, que lo había visto perfectamente unos días antes y no tenía previsto verlo hasta unos días después. También se pudo comprobar que la farmacia vaticana no había expedido medicación alguna con destino a Juan Pablo I en todo el mes.

Algunas de las ideas reformistas de Juan Pablo I eran las siguientes:

- Destituir al presidente del IOR (Instituto para Obras de Religión, Banco Vaticano) y reformar íntegramente el mismo.
- Tomar posición, incluso delante de todos, frente a la masonería y la mafia.
- Sanear las cuentas de la Iglesia (Según sus palabras, la Iglesia no debía ser un Banco, los Bancos viven de la usura, y no era propio que la Iglesia tuviera poder y riquezas.)
- Nombrar oficialmente “Médico personal”e incluir en la nómina Vaticana al Dr. Da Ros, su ex médico en Venecia (El Dr. Da Ros no había sido tenido en cuenta por otros médicos del Vaticano, a excepción de la supuesta llamada telefónica atribuida a él, con una receta mortal).


¿Alguien cree de veras que es un caso cerrado?